Can Monroig by Patrick Parenteau

El fotógrafo canadiense Patrick Parenteau, su mujer Christine y la también fotógrafo y crítica de arte Brigitte Lucke compartieron con nosotros unas horas de música y pintura en #es_solo_pintura. Experimento a nivel creativo donde interaccionan e improvisan músicos y pintores.
Desde Canadá  Patrick nos envió las fotos que estuvo haciendo ese día de todos los rincones de Can Monroig con un punto de vista diferente, una mirada un tanto curiosa y a veces transgresora. Una arquitectura, la de Can Monroig, donde predominan los espacios abiertos, las diferentes alturas y desniveles. Unos interiores con paredes orgánicas e irregulares, puertas antiguas, muebles pintados, muñecas, objetos vintage, arqueología y arte. El resultado es sorprendente y divertido.


Fotos de can monroig by patrick

Brigitte Lucke, Cristine y Robert López Hinton



Arcos

Arcos



Un jueves en es solo pintura

Es solo pintura, improvisación de música y pintura



mobiliario customizado

Muebles gamberros

Can Monroig and the jewish quarter of Inca

The house of Can Monroig

Can Monroig is situated at 22 carrer de Can Valella and has also been known as Can Móra. This building is located in the Inca’s Jewish neighbourhood which was formed within Sant Francesc, Virtud, Can Valella, Pare Cerdà, Call streets.

The current two-floor house is dated from the 16th century and it has a smooth façade decorated with little stones, similar to the façade of Can Siquier. The openings are formed by multiple windows, except for the main entrance which is finished with a round arch made of stone similar to the bottom of the façade. As well as in the mentioned Can Siquier, inside Can Monroig there are some remains of Baroque style as handle-shaped arches.

This house was closed for many years and with the passage of time it had deteriorated. Some years ago it was bought and its new owners restored it which came to light many architectural elements which highlighted the medieval origin of the house. The gothic elements of the building that can be seen today are formed by some pointed and rounded arches, and an entrance and a window both right angled. Thus, the inside of the house consists of two bays. In the first bay, there are three rooms which are perpendicular to the front separated by arches. It is in the space that can be considered the entrance of the house, where there is a Baroque handle-shaped arch and another round and white arch that leads to a room where there is a pointed arc, currently it is bricked-in.

The first bay is separated by a second wall which opens an access formed by an angle right entrance between two bays, and on its right, a window formed with a round arch can possibly be dated from the Medieval Age because of the resemblance to others entrances and windows from other Gothic buildings of the same time (Palau de l’Almudaina in Palma, Palau dels Reis de Mallorca in Sineu, Torre dels Enagistes in Manacor, etc.). It is also possible that in previous time these windows would have been an entrance.

In the second bay on the left wall there is a stone entrance with a right angle and a wooden lintel, then a square window and another entrance, now finished with a right angle, but originally it was finished with a rounded arch, like the one situated in the separating wall between the two bays. For its shape and situation, we think they are also medieval remains.

At the back of the house, is found a courtyard, ant to the left there is a space opened by a handle-shaped baroque arch, which in its interior we can observe the remains of another older handle-shaped arch. There is a previous one, much older, one can still be seen in its place which is made of stone and it was pointed. In addition, to the right, you can still see the start of what must have been the beginning of the nerve crossing of the remains vault. On the opposite of the arch, the remains of the pointed is still visible and with the width of the space, one might think that it was a space covered by two tranches of vault.

Once discovered, these architectural remains were taking dated back to the Jewish area in the 14th century, where the house is located. It is easy to think that we talk of Gothic that probably date from this century or even from the 13th.

In addition to these findings, the restorations of the house has replaced all the stone floors and made a number of interesting findings. Also, note to the right of the entrance, is found an old oven placed below the level of the street, as well as a whole series of stone vats and tanks scattered throughout the house connected through clay pipes. In addition, we know that the house also has a wine cellar and a cistern is still conserved.

In the courtyard there are two tanks, one larger than the other. Inside the smaller, some steps were discovered by which it was possible to access into it and inside there is a bronze tap with anthropomorphic decoration (two eyes and a nose).

Unlike the various arches formed by the architectural remains, in the case of the findings of the oven, the various tanks, cisterns and wells, we are unable to date them, because until now they have not been studied by archaeologists and, therefore, we have no convincing data that allows us to know what its use was or when were built. Also, keep in mind that Can Monroig is a house that has undergone many changes and additions over the centuries, which makes further study necessary.

But, however repeat some dates are important enough which, in the future, and after a good archaeological study, could help to decipher these different findings.

So one again, we note that the house is located in the area which, in the 14th century, was the Jewish area of Inca. Therefore, we believe it necessary to note some bibliographic data on Jews in Mallorca, Inca and on the erection of our Jewish area, without forgetting Palma’s Jewish area too.

Inca’s Jewish Quarter

We must seek the origins of the Jewish presence in Mallorca in the fifth century, both in Mallorca and Menorca, as well documented by a letter from Bishop Sever in 417 BC. Also, thanks to several sources, we know that during the Islamic domination of the island (902-1229) there was also a significant Jewish community. So, when Jaume I conquered Mallorca in 1229, he not only found a significant Jewish settlement in Palma, but also in other parts of the island including Inca, Petra, Montuïri, Felanitx, Sineu, Alcúdia, Sóller and Pollença.

The Jewish community of Inca was already in 1232, when Jaume I granted remuneration to the Jews of Inca, Almudaina de Gomara (Palma), Petra and Montuïri. A 1240 document confirms the presence of Jews in Inca. Moreover, the Conqueror gave his support to Jews of Mallorca granting them the privilege of Royal protection confirmed by him in 1247.

We have more information about the Jewish community of Inca comprising the fourteenth century. This data is documented in the Morabatí books of 1329 and 1336. We also know that in recent years the Inca Jews still didn’t have an area to live together, but they lived scattered over different parts of the town. Instead, they had a good organisation under a Jewish institution known as Aljama, which was approved by the king and had counsellors, secretaries and attorneys, as well as enjoying some public independence.

Due to the significant and constant clashes in 1346 between some members of the Jewish and Christian communities King Peter IV of Aragon gave the order to raise a Jewish quarter within the town of Inca. Despite the royal decree, and because of the large decline in the Jewish population after the plague of 1348, it was not until 1372 when a Jewish quarter was definitively settled in Inca. Although in 1353 the Judges had asked the governor where the Jewish quarter would be placed and it was assigned in the district of Sant Bartomeu, specifically in the carrer de Martí Metge, but the Jews did not like the site because of the poor condition of the houses, many of them in a state of ruin, and appealed to the king to grant them another place to settle. Finally, King Peter IV of Aragon, as we have seen, in 1372 gave them the new and current, place located in carrer d’en Pascolet found in the district of Sant Francesc.

The assault on the Jewish quarter in 1391

The Jewish quarter of Inca, similar to the case of Palma, was surrounded by a wall and closed by two gates, one of them was in the carrer de Sant Francesc. It is confirmed in the documents of 1372 where the Jews asked for a gate to be built on the carrer de Sant Francesc. However that, Jews were told their own district be as closed to the rest of the town was enough to stop the fighting and assaults on Jewish houses by Christians and in 1391 they assaulted the Jewish quarters of Palma and Inca. Christians brought out by various disturbances which perpetrated numerous acts of looting and destruction, the killing of a large number of Jews (regarding Inca; the documents speak of an almost total extinction) and the set into fire to houses and shops within the Jewish quarter, leaving the entire neighbourhood devastated.

Retouring to Can Monroig...

 As a conclusion, and having the house of Can Monroig located where the Jewish quarter once was, one last observation leads to the pointed arch that places us at the entrance of the house. In this arch, at the top, it is still possible to see the remains of burnet stone and a photograph of the same arch made just before cleaning, shows us the remains of a fire had. In the second bay of the house, even after a post that gives access to the left, there is another entrance showing the wooden lintel completely burnet.

The burnet remains must have been the result of a major fire suffered by the house and the fact that they are in Gothic architectural remains leads us to think that they could be directly related to the assault on the Jewish quarter in 1391 (as which is documented in the Història de Mallorca, by Pere Xamena) and during the riots, houses and shops were burnet. Also noteworthy, is the first volume of the Història de Mallorca published by Editorial Moll, which states that “the lower classes of the city joined with the peasants storming the Jewish quarter, burning houses and killing 300 Jews {...} the same attack suffered by Jewish quarter of Inca.

Text: Guillem Reus Planells

More information:
Jewish quarter of Inca (blog)
Jewish quarter of Inca (Google plus)
Can Monroig and the jewish quarter of Inca (pinterest)
Mallorca zeitung about




Can Monroig en la flor i nata, programa de IB3 TV

"La flor i la nata", programa dirigido y presentado por Esteban Mercer Palou para IB3 TV, transcurre alrededor de una casa singular y sus propietarios.
En julio del año 2011 IB3 TV emitió el capítulo dedicado a Can Monroig en y a sus propietarios Marie-Noëlle Ginard y  Robert López Hinton. Can Monroig en "La Flor i Nata" (parte I)


"La Flor i Nata"(parte II)

Can Monroig y el barrio judío de Inca

Can Monroig y el barrio judío de Inca

La casona de Can Monroig, ubicada en el número 22 de la calle de Can Valella está situado en la judería de Inca, el barrio judío que estaba formado por las manzanas de casas comprendidas entre las calles de Sant Francesc, la Virtud, Can Valella, Pare Cerdà, el Call y la Rosa. La actual casa de dos plantas datada en el siglo XVI, presenta una fachada  de muro liso decorado con pequeñas piedras, parecida a la fachada de Can Siquier. Las aberturas están formadas por diversas ventanas y un portal de entrada de arco de medio punto con dovelas de piedra, al igual que la parte inferior de dicha fachada. De la misma manera que en la ya nombrada Can Siquier, en el interior hay algunos restos de época barroca (arcos carpaneles).

Fachada de Can Monroig              Can Monroig en el año 2002

Esta casa estuvo muchos años cerrada y con el paso del tiempo fue deteriorándose, pero hace unos años fue comprada y su nuevos propietarios llevaron a cabo una gran restauración con la que salieron a la luz muchos elementos arquitectónicos que evidenciaron el pasado medieval de la casa.

Los elementos góticos del edificio que hoy en día pueden observarse están formados por una serie de arcos, ojivales y de medio punto, y también algún portal y alguna ventana adintelada. Así pues, el interior de la casa está formado por dos crujías. En la primera crujía hay tres habitaciones perpendiculares a la fachada y separadas por arcos. En la entrada de la casa en la pared izquierda destaca un arco carpanel de época barroca y, seguidamente, un gran arco ojival de piedra de época medieval. En elladp derecho un arco de medio punto  encalado que da paso a una estancia en la cual también destaca un arco ojival cegado. La primera crujía queda separada de la segunda mediante un muro en el que se abre un portal adintelado de acceso entre las dos crujías y, en su lado derecho, una ventana acabada en un arco de medio punto que muy probablemente sea de época medieval debido a la gran semejanza con otros portales y ventanas encontrados en edificios góticos de la época (Palacio de la Almudaina, Palacio de los Reyes de Mallorca de Sineu, Torre dels Enagistes de Manacor, etc.). No  descartamos que en otro tiempo pudiera haber sido un portal.

En la segunda crujía y en el muro izquierdo se abre un portal de piedra adintelado con ejácena de madera, a continuación una ventana cuadrada y finalmente un portal de piedra, ahora adintelado, pero que originalmente estuvo acabado por un arco de medio punto, igual que el que se sitúa en el muro de separación entre las dos crujías. Por su forma y situación, pensamos que también se tratan de restos medievales. En la parte posterior de la casa está situado el patio , donde encontramos un arco carpanel de época barroca, del que destaca su parte interior, ya que vemos como anteriormente existió otro anterior a él, también carpanel, y todavía otro más antiguo, que por la colocación de las piedras debió de ser apuntado. Además, en el lado derecho todavía puede verse el arranque de lo que debió ser el nervio de la bóveda de crucería. Al otro lado del arco, en el muro del fondo, queda bien marcada la forma del arco ojival y, debido a la achura del espacio, podemos pensar que se trataba de un espacio cubierto por dos tramos con bóveda de crucería.

Una vez descubiertos estos restos arquitectónicos y teniendo fechada la judería en el siglo XIV, lugar dónde se sitúa la casa, es fácil pensar que estamos hablando de unos restos góticos que muy probablemente datan de este mismo siglo o del XIII.

Además de estos descubrimientos, con la restauración de la casa se levantó todo el suelo y también se encontraron toda una serie de elementos muy interesantes. Así, cabe destacar que, en la parte derecha de la entrada, se encontró un antiguo horno que estaba enterrado bajo el nivel de la calle, lo mismo que toda una serie de cubas y depósitos de piedra repartidos por la casa y conectados entre ellos mediante tuberías hechas de barro. Aparte, se sabe que la casa también disponía de una bodega y todavía se conserva una cisterna. En el patio también hay dos depósitos, uno más grande que el otro. En el pequeño, se encontraron unos peldaños por los cuáles se puede acceder al interior del depósito donde hay un grifo de bronce con decoración antropomorfa (dos ojos y una nariz). A diferencia de los restos arquitectónicos formados por los diversos arcos, en el caso del descubrimiento del horno, de los diferentes depósitos, cisternas y pozos, no nos atrevemos a datarlos, ya que hasta la actualidad no han sido estudiados arqueológicamente y, por tanto, no disponemos de fechas convincentes que nos permitan saber ni cuál era su uso ni cuándo fueron construidos. Además, también se debe tener en cuenta que Can Monroig es una casa en la cual se han llevado a cabo muchas transformaciones y ampliaciones a lo largo de los siglos, cosa que dificulta todavía más su estudio. Pero, a pesar de todo, hay que tener en cuenta algunas fechas suficientemente importantes que en un futuro y después de un apropiado estudio arqueológico, podrían ayudar a descifrar estos elementos descubiertos. Así pues, una vez más, tenemos que destacar el hecho de que la casa se encuentra situada en el que durante el siglo XIV fue la judería de Inca. Por eso, creemos necesario apuntar algunos datos bibliográficos sobre los judíos en Mallorca, en Inca, y sobre la erección de nuestra judería, sin olvidar la judería de Palma.

La judería de Inca

Es preciso señalar la presencia de judíos en Mallorca en el siglo V, tanto por lo que se refiere a Mallorca como por lo que se refiere a Menorca ya que así lo documenta una carta del obispo Severo el año 417. También, y gracias a diversas fuentes, sabemos que durante la dominación islámica de la isla (902-1229)  existía una importante comunidad de judíos. Así pues, cuando Jaume I conquistó Mallorca en 1229 ya se encontró con una importante comunidad judía en la ciudad de Palma, pero también en otros lugares de la Part Forana como Inca, Petra, Montuïri, Felanitx, Sineu, Alcúdia, Sóller y Pollença. La comunidad judía de Inca ya aparece documentada el año 1232, cuando Jaume I otorga retribuciones a los judíos de Inca, de la Almudaina de Gomara (Palma), de Petra i de Montuïri. Un documento de 1240 confirma la presencia de judíos en Mallorca, haciéndoles concesión de protección real, privilegio que confirmó el mismo rey el año 1247.

Disponemos de más documentación referente a la comunidad judía de Inca durante los años que conforman el siglo XIV. Estas fechas están documentadas en los libros de “morabatí” de los años 1329 y 1336. También sabemos que durante estos años los judíos de Inca todavía no disponían de un barrio (judería) para vivir en él todos juntos, sino que habitaban repartidos en diferentes lugares de la villa. En cambio, sí disponían de una buena organización bajo la institución judía llamada aljama, que era aprobada por el rey y constaba de consejeros, secretarios y procuradores, además de disfrutar de cierta independencia pública. En el año 1346, y a consecuencia de los importantes y constantes enfrentamientos entre algunos de los miembros de la comunidad judía y de la comunidad cristiana, el rey Pedro el Ceremonioso mandó levantar una judería para la villa de Inca. A pesar de la decisión real y a causa del gran descenso de población judía después de la peste del 1348, no fue hasta el 1372 cuando se estableció definitivamente la judería de Inca, aunque en el año 1353 los jurados de Inca ya habían pedido al gobernador que se constituyera un barrio judío y éste lo asignó en un lugar situado en el barrio de Sant Bartomeu, concretamente en la calle de Martí Metge, pero el lugar no gustó a los judíos a causa del mal estado de las casas, muchas de las cuales estaban en ruina, y apelaron al señor rey para que les concediera otro lugar donde establecerse. Finalmente el rey Pedro IV de Aragón, como ya hemos visto anteriormente, en el año 1375 les concedió un nuevo lugar situado en la llamada calle d’en Pascolet, situada en el barrio de Sant Francesc.

El asalto a la judería en 1391

La judería de Inca, siguiendo un caso semejante al de Palma, estaba rodeado de un muro y cerrado por dos puertas, una de ellas muy probablemente en la calle de Sant Francesc, ya que así consta en los documentos de 1372, dónde los judíos  piden que uno de los portales "sia fet al carrer de Sant Francesc". A pesar de todo, que los judíos tuvieran su propio barrio cerrado del resto de la villa no bastó para parar los enfrentamientos y asaltos a las casas judías por parte de los cristianos, y en 1391 se asaltaron las juderías de Palma e Inca. Los cristianos llevaron a cabo diferentes altercados mediante los cuales perpetraron numerosos actos de pillaje y destrucción, asesinaron un gran número de judíos (en referencia a Inca, los documentos hablan de una exterminación casi total) e incendiaron casas y tiendas de la judería, dejando arrasado el barrio entero.

volviendo a Can Monroig

Como conclusión final y habiendo situado la casa de Can Monroig dentro de lo que fuera la judería inquense, una última observación nos lleva hasta el arco ojival que se ubica en la entrada de la casa. En el arco todavía pueden verse restos de hollín que recubrían dicho arco cuando fue hallado. En la segunda crujía de la casa, seguidamente al portal que le da acceso, a mano izquierda hay otro portal adintelado con una jácena de madera quemada. Estos restos  tienen que ser forzosamente fruto de un incendio importante ocurrido en la casa y el hecho de que se encuentren en unos restos arquitectónicos de época gótica nos hace pensar que pudieran estar relacionados directamente con el asalto de la judería de 1391, ya que aparece documentado en la Història de Mallorca de Pere Xamena que durante los altercados se quemaron casas y tiendas. También hay que destacar el primer volumen de la Història de Mallorca editada por la Editorial Moll, que afirma que les “classes baixes” de la ciutat s’uniren amb els pagesos assaltant el Call, cremant les cases i assassinant uns 300 jueus (…) El mateix atemptat havia sofert el Call d’Inca.

Guillem Alexandre Reus i Planells Historiador del arte

Más información:
Jewish quarter of Inca (blog en tumblr)
Jewish quarter of Inca (google plus)
Can Monroig and the jewish quarter of Inca (pinterest)


Can Monroig, La casa.

La primera vez que vimos Can Monroig

 

Fue en el año 2002, creo recordar que un día de junio sobre las tres de la tarde; Robert y yo habíamos quedado en Inca con Sebastián Mora, propietario de una casa que estaba a la venta en la ciudad.
Veníamos andando desde el centro de la ciudad, y al ver que nos habíamos alejado un poco de las calles principales  le dije a Roberto a modo de advertencia:"está muy lejos del centro, ya puede estar bien esta casa...".

En aquel momento vivíamos y trabajábamos en Pollença; buscábamos una casa para restaurar, vivir en ella y que al mismo tiempo nos sirviera de estudio o showroom.


can monriog fachada

Fachada de Can Monroig en el año 2002

Cuando al entrar por la calle gerrers nos encontramos de frente con la fachada de Can Monroig me quedé callada. Es difícil explicar lo que sentimos al atravesar la puerta por pimera vez. A pesar de estar subdividida en muchas habitaciones, la casa era enorme y amplia, con una distribución distinta a la habitual -los arcos perpendiculares a la fachada y no paralelos-; se adivinaba un arco ojival en una pared que nos separaba de la casa vecina -coup de coeur!-; una de las habitaciones tenía suelo de losa de piedra, las demás suelo de barro antiguo; las paredes encaladas y las vigas de madera; al fondo un patio, en el primer piso tres salas inmensas...

Era una casa bastante "pura" y con toda seguridad no había sido reformada en  los últimos 100 años.


can monroig antes de restaurar

Entrada de la casa

Llevaba 25  años sin ser habitada y eso se notaba: humedades, desconches en las paredes, entradas de agua en la cubierta, fachada en mal estado, el porche del patio invadido por la vegetación... Para dos amantes de las ruinas como nosotros  era una verdadera joya. No tardamos más de veinte minutos en decidir que queríamos comprarla.


La casa pertenecía a la familia Salas  desde el siglo XVI y era más conocida como Can Monroig d'abaix para diferenciarla de Can Monroig de Sa plaça -ya desaparecida- que estaba cerca del  ayuntamiento.





antepasada can monroig

Isabel María Garau Campins  antigua moradora de Can Monroig junto a la puerta del patio


Monroig (Muntrog o Montroig) fue uno de los caballeros que acompañaron a Jaume I en la conquista de Mallorca.

"Montrog (Arnaldo) cupiéronle en el término de Inca las alquerías Beriracha y Benirocabli de seis jovadas y un molino de la fuente de Canet llamado Aboember por indiviso con el rey. Otro Araldo de Monroig tal vez el mismo en 1290 fue jurado de la ciudad de Mallorca por la clase de artesanos."  Memoria de los pobladores de Mallorca.

La restauración (ver más)

Por increible que parezca compramos Can Monroig sin saber cómo íbamos a financiar este poyecto. Fuimos osados, ingenuos y bastante inconscientes, nunca lo hemos negado.

Tardamos dos años en iniciar las obras, otros dos en restaurar las cubiertas, las paredes o los forjados, tirar tabiques o abrir espacios; liberamos un gran arco gótico que apareció durante la reforma, desentarramos un horno y varios aljibes de piedra; bajamos el suelo por debajo del nivel de la calle....


arco gótico en Can Monroig

En el 2006 nos mudamos a vivir a la casa sin haber terminado las obras; un par de habitaciones habitables, una cocina provisional  y un baño nos bastaban; el resto de la casa estaba por terminar, el suelo de la planta baja y el subterráneo se había excavado hasta el nivel de la tierra.
El primer invierno lo pasamos sin cristales en las ventanas ni puertas en la planta baja.


suelo del subterráneo levantado

  Descubriendo una tinaja enterrada en el "underground"


A finales de ese mismo año fuimos conscientes de que no podíamos terminar las obras si debíamos pagar a otros la ejecución. Tras unas semanas de desánimo total decidimos continuar el trabajo nosotros mismos.

Finalmente la casa saldría ganando. Entre dirigir una obra queriendo transmitir a otros el efecto final que buscas y hacerlo tú mismo, siempre hay una diferencia. Las paredes trabajadas a mano, los suelos transformados piedra a piedra, las vigas pintadas con pincel y no con brocha, la fachada restaurada imitando la pátina antigua....mil y un detalles y un especial interés en que el trabajo fuera artesanal y respetuoso con lo antiguo dieron a la planta baja de Can Monroig un encanto especial, como si aquí no hubiéramos tocado nada y todo llevara así años.

En una ocasión una vecina de Inca llamó a nuestra puerta y pidió visitar la casa; su hija estaba preparando un trabajo sobre el gótico en Inca y quería fotografiar nuestros arcos. En aquella época no habíamos terminado la restauración pero estaba ya en su fase final. La madre se me acercó, con mucha amabilidad y en tono comprensivo me dijo:"esta casa es preciosa pero vais a tener que invertir mucho dinero para arreglarla". Me quedé de piedra ¡llevábamos cinco años restaurando can Monroig!!!

En noviembre de 2009 y coincidiendo con el "Dimecres Bo" dimos por finalizada la restauración e inauguramos Can Monroig con una fiesta a la que invitamos a algunos amigos; durante el "Dijous Bo" se corrió la voz de que dejábamos visitar la casa y el aluvión de visitantes nos sorprendió.


inauguracion de can monroig


Habíamos terminado la restauración de una casa que quería ser nuestra tarjeta de visita, referente de la restauración sostenible y recuperación del patrimonio civil a la que nos dedicamos; nosotros teníamos una casa increíble que enseñar, con un trabajo del que nos sentíamos orgullosos pero no había clientes porque estábamos en plena crisis económica.

Marie-Noëlle Ginard Féron
Robert López Hinton
Can Monroig
Inca, Mallorca
18 de agosto 2014

Subscribe to this RSS feed